Seguidores

sábado, 11 de febrero de 2017

Juana...


Como si no le importara nada
allí está Juana mi adorada. 
Oliendo azares,
disfrutando brisas matinales.

Sentadita sobre mí
enseñas a dejar el frenesí,
para volver a la tierra
sin más vuelta.

Los hijos nos enseñan,
los nietos nos reviven.
hasta parezco más pibe
cuando disfruto de ella.

Juana, 
flor innata
de jardines 
multicolores.

Aprecias los aromas
y reivindicas lo cotidiano
Contigo de la mano
se hace mágico lo mundano.

Juana, 
estaría toda la mañana
dedicándote odas,
pero recrear tu bendición
toda una vida no alcanza.



3 comentarios:

Zahady Zunny Balbuena Cantero dijo...

¡¡¡Me emocionaste pibe!!!
Ya sos abuelo, y con vos lo somos todos, pues, los que somos casi de la misma edad, nos adueñamos de los nietos de los amigos... mientras esperamos que los hijos se decidan a darnos los nuestros...
¡¡Se te nota tan baboso!!!, tan niño como si se tratara de una compañerita de juegos.
¿Sabés que te hace más joven?... aunque te hayas recibido de abuelo!
¡Maravilloso poema Luis!!

Luis Aguirre dijo...

GRACIAS QUERIDA ZAHA, SIEMPRE CON LA MEJOR PARA CONMIGO

Zahady Zunny Balbuena Cantero dijo...

¡¡BESOS Y ABRAZOTES!!
:)