Seguidores

jueves, 6 de noviembre de 2008

De Hermanas y Madres



Antes de empezar es justo decir que mi madre es la Chela, la de la foto, ella me parió y cuidó dentro de su enfermedad, siempre fue buena, agradecida y amorosa conmigo, no tengo nada que reprocharle, ni menos para juzgar, ella hizo lo que pudo y más también.

Tengo 3 hermanas de sangre, ellas en su momento hicieron las veces de madre, son los pilares de mi vida, por eso voy a contar un poco de cada una.

María Rosa, me lleva 15 años, quizás de la que menos recuerdos tengo, pero sin duda es una de las más importantes.
Nos cuidó y crió de bebés, tanto a mi como a mi hermano, a ella la vida no le dio hijos, pienso que cumplió de muy chica esa función,y por obra del destino, casualidad o inconscientemente sintió ese aspecto de la vida cubierto con su experiencia con nosotros.
Al día de hoy, ella me trata como su hijo, me quiere, se preocupa y está pendiente de mí.

María Isabel, perfil bajo en cuanto a este tema, se de todas formas que seguramente ella cuidó de mi como María Rosa, pero su personalidad la llevo a no buscar "reconocimiento", siempre fue la "rebelde" aunque el tiempo demostró que injusto ponerle ese título.
Al yo crecer, y ocuparme del cuidado de mis padres, la que estuvo conmigo codo a codo fue ella y desde allí, fue conocer a una nueva persona, intimamos y nos hicimos fuertes, apoyandonos y trabajando en equipo, fue así que nació entre nosotros una relación de profunda amistad.

María Celina, Celi para todos nosotros, que difícil cuando pienso en las tres, es ponerlas en un podio.
Fue también mi madre, pero a diferencia de Mari e Isa, es de la que tengo el recuerdo intacto de todo lo que se ocupó de mí, me quiso y me apoyo.
Sin embargo, por el mismo motivo, es la que me produjo el dolor más grande y con la que más me costo superar el hecho de que se fuera de casa.
De todos modos, el amor que le tengo se compara al que se le tiene a una madre.

Como verán, más que hermanas tuve muchas madres, todas dieron lo mejor de sí para mí y mi hermano, por eso pienso que Dios me da demasiado, casi todos tienen una madre, yo tengo cuatro.

Nuevamente cito a Dios para agradecerle que me de más de lo que pido.

1 comentario:

anfaber dijo...

vaya, vaya , joven, hay un parecido en esta historia, a pesar de que tambien tuve una buena mama que se ocupo de nosotras , en muchas maneras la mayor de mis hermanas cumplio ese rol conmigo....
siempre digo que la relacion de hermanos es la que prevalece pase lo que pase!!!!.....

tu madre , preciosa mujer!!!!